Le Roi de la Fave

Esta es una noche llena de magia, esperanza, deseos, sorpresas… y así es el Roscón de Reyes, uno de los dulces más típicos de las Navidades y que tradicionalmente se come el 5 y el 6 de enero.

Sin embargo, su origen no tiene nada que ver con el significado actual, ya que se remonta a la época del Imperio Romano y está relacionado con fiestas dedicadas al Dios Saturno, deidad de la agricultura y que se conocían como saturnales. El motivo de esta celebración era festejar el fin del periodo más oscuro del año y la entrada de un nuevo periodo de luz, que coincidía con la entrada del Sol en el signo de Capricornio (solsticio de invierno). Con este cambio se finalizaba la siembra de invierno, y el ritmo de las estaciones dejaba a toda la familia campesina, incluidos los esclavos domésticos, tiempo para descansar del esfuerzo cotidiano.

Eran días de banquetes e intercambio de regalos y comenzaban con un sacrificio en el templo de Saturno, al pie de la colina del Capitolio, la zona más sagrada de Roma, con un banquete público. Durante las Saturnales, los esclavos eran liberados de sus obligaciones y en algunos casos, intercambiaban sus papeles con los de sus dueños. Durante estas fiestas se realizaban unas tortas elaboradas a base de higos, dátiles y miel, y que se distribuían entre los plebeyos y esclavos.  Dentro de estas tortas escondían un haba seca  símbolo de prosperidad, y quién la encontraba, si era esclavo, ese día disfrutaría de libertad además de ser tratado como un rey.

En el S. IV la Iglesia institucionalizó el día de Reyes en Occidente, y estas fiestas paganas se convirtieron en cristianas.

Aunque la costumbre empieza a perderse, en algunos lugares, como en Francia se mantiene la tradición con una fiesta llamada Le Roi de la Fave (el Rey del Haba), para la que se preparan dulces que esconden un haba en su interior. Los niños son los protagonistas y por ello, al niño que la descubre el haba se le nombra Rey de Reyes, y durante todo el día ha de ser mimado por los demás.

Durante el reinado de Luis XV, en la Corte, un cocinero de eslavo le realizó un un regalo al Rey en la festividad de la Epifanía, para lo que preparó un roscón tradicional de su tierra con una sorpresa en su interior, un medallón de diamantes. Luis XV maravillado contó esta historia entre la aristocracia y la tradición se propagó, introduciendo en el interior de estos roscones una moneda.

Esta costumbre llega a España de manos de Felipe V, tío de Luis XV y muy pronto se convirtió en una de las costumbres más populares, ya que lo disfrutaban los nobles y plebeyos. Madrid y Sevilla fueron las ciudades primeras ciudades en tomar esta tradición pero poco a poco se fue extendiendo por todo el país. En el siglo XIX, la moneda se empieza a sustituir por una figurita.

Hoy, la persona que encuentra la figurita, tendrá suerte durante el año nuevo, ya que los Reyes Magos les conceden protección, en cambio, el que encuentra el haba, tendrá que pagar el postre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s