Vivir hasta las últimas consecuencias

J. Puig Reixach /

Hoy se cumplen 32 años del asesinato del salvadoreño, Monseñor Romero, una de las miles de personas que fallecieron, junto con los centenares de desaparecidos, durante la guerra civil salvadoreña, que tuvo lugar entre 1980 y 1992.

Óscar Romero fue una de esas personas que luchó, hasta las últimas consecuencias, por el cumplimiento los derechos humanos. Y, en El Salvador, es considerado como un símbolo de la iglesia católica, así como otras partes del mundo, referente similar a Mahatma Gandhi o Martin Luther King, todos ellos defensores de la paz y del ser humano por encima de cualquier creencia o ideología política.

Fuente: Wikimedia Commons

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s